El 13 de julio de 1854, la USS Cyane, una balandra de la armada estadounidense, soltó el ancla en la infeliz y polvorienta villa, llamada por los británicos, Greytown con ochenta casas. El comandante de la nave le advertía a la sorprendida población, que el gobierno de los Estados Unidos les exigía reparar las injurias hechas a sus ciudadanos. Al no obtener respuesta, el Cyane con su cañón, abrió fuego en contra de la villa. Tras seis horas de bombardeo, el comandante decidió que aún no estaban lo suficientemente castigados y arrepentidos, por lo que ordenó desembarcar la tripulación para la quema de lo que aún se encontraba en pie.

La balandra estadounidense USS Cyane

La verdad de la situación fue que, en mayo de 1854 el Roth, una de las barcas fluviales de Cornelio Vanderbilt, al mando del Capitán T.T. Smith, al descender por el río San Juan hacia San Juan del Norte o Greytown, se estrelló con el pequeño bote del nicaragüense Antonio Paladino. Enfurecido Smith terminó por asesinar a Paladino y campante continuó su camino. Al llegar a Greytown las autoridades le acusaron del asesinato del nicaragüense, pero fueron detenidos por el ministro de Estados Unidos en Nicaragua, Solon Borland, quien casualmente se encontraba a bordo del Roth. Más tarde al visitar el agente estadounidense en Greytown, Borland fue agredido por manifestantes enfurecidos quienes arrojaron basura a los yanquis. El USS Cyane había sido enviado por el Presidente estadounidense Franklin Pierce para vengar esta afrenta y demandar la indemnización.

Regresar