Nicolasa Ibáñez Arias (1793-1873) fue una de las mujeres más hermosas de nuestra historia. Era la sexta de los once hijos de Antonio Miguel Ibáñez y Manuela Jacoba Arias, matrimonio ocañero e independista en la época de la Epopeya Magna. Mujer de extraordinarios encantos físicos con una vivaz inteligencia, ánimo emprendedor e independiente, de carácter dominante y un trato seductor. Foto ca. 1860.

Se casó en 1813 con Antonio José Caro Fernández, hijo de españoles, realista empedernido en contraste con los Ibáñez. Su matrimonio se efectuó el 16 de marzo de 1813 apadrinados por Simón Bolívar. Tres fueron sus hijos: Manuela, nacida en 1814; José Eusebio, en 1817 (futuro fundador del Partido Conservador con Mariano Ospina Rodríguez) y Diego, en 1818.

Mientras su marido estuvo mucho tiempo alejado de la familia y luego muy enfermo, Nicolasa sostuvo un affaire con Francisco de Paula Santander, relación que se hizo pública no solo en Santafé sino en todo el territorio de la Gran Colombia. La Bogotá de entonces, era una aldea de menos de treinta mil habitantes, donde circulaban gentes con mentalidad cerrada, pacata y chismosa, quienes fueron sometidos por la personalidad dominadora de Nicolasa, absolutamente desprejuiciada, ajena a todo tipo de artificiosos convencionalismos sociales.

Regresar