Los Presidentes llegan a la Tribuna de Honor

El 24 de julio de 1938 en conmemoración por los 400 años de la fundación de Bogotá se programó una ceremonia militar en el Campo de Marte, de Santa Ana. Además de los miles de cachacos, glaxos y lechuguinos (bogotanos, de bien vestir y jovencitos haciéndose de hombres) que asisten encantados a presenciar las maniobras, están presentes en la Tribuna de Honor, el Presidente saliente, Alfonso López Pumarejo y el Presidente electo, Eduardo Santos Montejo.

López y Santos arriban al campo de paradas a las 10:30 am y tras pasar revista a las tropas se acomodan en el Palco Presidencial.

Había más de cinco mil tropas en tres destacamentos representativos de las huestes de los conquistadores Gonzalo Jiménez de Quesada, Nicolás de Federman y Sebastían de Belalcázar. El primero fue compuesto por unidades de la Escuela Militar, La Escuela Naval y la Escuela de Radio-Mecánica de Madrid, el Batallón de Universitarios y la Academía Militar Ramírez al mando del entonces Coronel Roberto D. Rico. Los otros dos estaban compuestos por unidades de Infantería, Caballería, Artillería y Sanidad Militar al mando de los Coroneles Luis María Castañeda y Josué Tavera.

Durante exhibición aérea, un avión Hawk II F11C de la Fuerza Aérea del Ejército (la FAC aún no se había creado), al mando del piloto César Abadía, que realizaba una acrobacia, perdió el control y se estrelló contra la tribuna.

Setenta y cinco personas, entre civiles y militares murieron, y más de cien resultaron heridas en la tribuna, a la que asistían más de 500 invitados. Entre los heridos se encontraba un joven quinceañero que sería Presidente de la República en 1970, Misael Pastrana Borrero. (Ver también 1938. El accidente Aéreo del Loco Abadía)

Regresar