El hundimiento de un submarino Nazi

Ante el hundimiento de las goletas, El Resolute, Roamar y Ruby por los submarinos nazi, en nuestras aguas del Caribe, el gobierno determinó disponer el acompañamiento del buque petrolero MC Cabimas de la Armada Nacional, el cual efectuaba recorridos entre Cartagena y Colón en Panamá.

El 29 de marzo de 1944 zarparon el MC Cabimas y el ARC Caldas al mando del Capitán de Fragata Federico Diago de Cartagena en su tradicional viaje de tres días y dos noches. El Caldas iba en situación de alerta y plan de guerra. El personal no se apartaba del sonar e hidrófonos pendientes de cualquier submarino y los vigías buscaba en el horizonte, la presencia de naves enemigas.

“A las ocho y veinticinco de la noche, a poca distancia del destructor, fue asomando lentamente una torrecilla a través de las olas, bajo las cuales surgía un submarino. En pocos segundos estuve a flote en condiciones de apuntar sus cañones al buque de guerra colombiano.”

 De inmediato el Capitán Diago dio la orden de abrir fuego contra el buque enemigo, logrando el Caldas acertar un disparo de sus cañones de 120 mm en la torre. El buque nazi al verse enfrentado a un destructor, de inmediato se sumergió impidiendo el fuego de los cañones.

Entonces el Capitán Diago ordenó al marinero Migdonio Barros, lanzar cargas de profundidad, repitiendo el ejercicio hasta la aparición de una densa cortina de aceite en el agua, probablemente procedente de los tanques de combustible del submarino alemán.

De inmediato el Capitán Diago, el comandante del Caldas comunicó a la base naval de Cartagena en radiograma:

“Hundimos un submarino”.

Esa medianoche en Cartagena, el capitán de corbeta Aureliano Castro, comandante de la Base Naval, fue sacado de su cama por el oficial de guardia y leía el mensaje urgente enviado desde el Caldas. Ese mismo día, el recién nombrado Ministro de Guerra, General Domingo Espinel expresaba con emoción:

“Estamos comenzando a cobrar la deuda que las armas nazis habían contraído con Colombia al hundirle en forma artera y criminal varias goletas.”

Regresar