Las mujeres en Colombia pudieron votar oficialmente el 1 de diciembre de 1957, en el plebiscito de 1957, con el cual se dio inicio al Frente Nacional. En la jornada electoral, los sufragantes debían definir cada uno de los 14 puntos planteados, entre ellos el que los dos partidos tradicionales tuvieran equilibrio de poderes, que el periodo presidencial fuera alternado por estos partidos durante 12 años (1958-1970), que las mujeres tuvieran los mismos derechos políticos de los varones y que desde el 1 de enero de 1958 todos los gobiernos debían invertir el 10 por ciento del presupuesto nacional en la educación pública.

En esta fecha histórica participaron 1.835.255 mujeres. El voto femenino se logró en el país gracias a la reforma constitucional realizada el 27 de agosto de 1954.

En 1946 la Organización de Naciones Unidas llamó la atención a los países de América que todavía no habían establecido el derecho al voto femenino en sus Constituciones. El Congreso había hecho una reforma constitucional en 1945 con la que la mujer logró reconocimiento de derechos ciudadanos e igualdad con los hombres mayores de 21 años. A pesar de los avances, el sufragio no fue autorizado. En 1947 fue cuando se presentó el proyecto de ley que permitió el voto a la mujer. Hubo apoyo y fuerte oposición de diferentes sectores políticos. Al final el proyecto quedó archivado, argumentando que había proyectos más prioritarios.

Aunque las mujeres ya podían ocupar cargos públicos de alto nivel, el derecho a votar no estaba autorizado, lo que hizo inminente que la discusión se retomará en el Congreso.

Regresar