Tomado de Yanquis y Latinos 200 Años de Mariano Ospina Peña

La fiebre por el oro californiano (California Gold Rush) llevó a miles de hombres jóvenes hacia la costa oeste. Todos buscaban aventuras y riqueza. En estas circunstancias eran los ideales para integrar expediciones aventureras en las débiles naciones al sur del Río Grande, la nueva frontera de los Estados Unidos con México.

Al detenerse la política oficial del expansionismo estadounidense se abrió la puerta para esfuerzos semi o simplemente no autorizados (es importante recordar que la guerra que libró, el quizás primer filibustero, Samuel Houston, para la independencia de Texas, fue ideada por el gobierno del Presidente Andrew Jackson y financiada por ricos hacendados esclavistas) y de allí nacen los filibusteros que azotaron en gran medida Centroamérica, aunque también alcanzaron a llegar al Ecuador.

En este curioso intento, un grupo de 40 californianos, salieron en 1851, hacia el país andino con el fin de regresar, al exiliado ex Presidente Juan José Flórez, a la presidencia. El intento falló y murieron la mitad de los forajidos. En 1855 Flórez de nuevo trató infructuosamente de organizar una segunda expedición pero no logró financiación, ni hombres.

Aparte de Houston, hubo dos filibusteros en particular muy reconocidos, William Walker y Narciso López[1]. Este último organizó 3 expediciones, financiado por la esclavocracia del sur, para liberar Cuba. Cuba sería anexada y se uniría a los estados esclavistas en contra de los estados abolicionistas. Finalmente López murió en el garrote, ejecutado por los españoles. En cambio Walker alcanzó algún éxito aunque tuvo un fin muy similar. En junio de 1853 trató de “colonizar” Sonora, pero las autoridades mexicanas lo devolvieron para California. 4 meses después con unos 100 hombres, trató de “independizar” Baja California y Sonora pero su cuadrilla de forajidos se desbandó y regresó a California. En 1855 salió de nuevo con 58 bandidos para intervenir en el conflicto bipartidista de Nicaragua. Logró instalar como presidente títere a Patricio Rivas quien le nombró Comandante General de la Fuerzas Liberales, siendo su gobierno reconocido por el Presidente Franklin Pierce. Depuesto Rivas, Walker se hizo elegir Presidente, granjeo la enemistad del millonario de Wall Street, Cornelio Vanderbilt, en ese entonces concesionario de una ruta terrestre y fluvial interoceánica que atravesaba Nicaragua. El millonario acordó con los gobiernos centroamericanos financiar un ejército que se opuso al de Walker, quien pronto fue aislado y devuelto a los Estados Unidos. Continuó sus intentos hasta 1860 cuando los británicos, cuyos intereses estaban aún en Belice y la Costa de Misquitos, lo capturaron y entregaron a las autoridades hondureñas, quienes lo fusilaron.

La humillación de soportar al filibustero Walker unió a los centroamericanos momentáneamente mientras lograban deshacerse del invasor. Una vez superado el problema, regresaron a las viejas rencillas y divisiones.

Regresar

[1] Narciso López fue un venezolano de nacimiento que hizo parte de las fuerzas realista en su guerra contra los independistas liderados por Simón Bolívar. Llegada la derrota huye con otros sobrevivientes a la isla de Cuba. Con el tiempo ahí se convirtió anti realista y en 1848 debió huir a los Estados Unidos donde se dedicó en organizar expediciones libertadoras a Cuba con la financión de los grandes hacendados de los estados del  sur.