Parte del Escuadrón Urdaneta en la Plaza de Soacha

Merece mención honrosa en nuestras contiendas civiles la guerrilla que, en 1876, se organizó en el sitio de El Mochuelo, a inmediaciones del páramo de Pasca, de donde le vino el nombre de mochuelos, con que se calificó a sus miembros, entre los cuales se contaban muchos jóvenes de las principales familias del país, bajo las inmediatas órdenes del General Carlos Urdaneta.

En el Puente de Bosa, Yomasa, a orillas del río Fucha, y especialmente en la Estanzuela, de Bogotá, de donde una partida de mochuelos se llevó, en pleno día, las brigadas del Gobierno, dieron muestras aquellos guerrilleros de lo que puede el arrojo y la audacia entre hombres de honor. Capitularon con honra cuando ya todo estaba perdido para la causa que los puso en armas.[1]

Regresar

[1] José María Cordovez Moure; Reminiscencias de Santa Fe y Bogotá; Editorial Aguilar; 1978