Revolucionó la vida sexual de toda una generación gracias a Nueve semanas y media, fue chica Bond y participó en una de las mejores entregas de Batman. Ya van más de  20 años del estreno de su gran película: L.A. Confidential.

Bassinger fue una de las rubias más deseadas de los años 80. Tanto a nivel cinematográfico como en su carrera como modelo, su cabellera rubia y su cara angelical eran inconfundibles. Su nombre estuvo presente en medios de comunicación durante finales del siglo XX bien por sus premios o por sus romances.

Kimila Ann Basinger nació en Athens, Georgia, el 8 de diciembre de 1953. A los 16 años fue elegida Miss Georgia y durante las eliminatorias nacionales en Nueva York le ofrecieron un contrato como modelo fotográfica. Con sólo 17 años comenzó una carrera plagada de éxitos como modelo de alta costura. Además de realizar dicho trabajo, asistió a clases de interpretación y de canto. En 1977 hizo su primera aparición en series de televisión, entre otras, en Los ángeles de Charlie. En 1978 obtuvo su primer papel principal en un telefilme. Inició su carrera en el cine en 1981 con la película Hard Country, dirigida por David Greene.

Sus primeros éxitos llegaron con películas como la no oficial de Bond, Nunca digas nunca jamás (1983) y, sobre todo, con Nueve semanas y media (1986), junto a Mickey Rourke. Entre sus trabajos siguientes, cabe citar Fool for Love (1985), Cita a ciegas (1987), Batman (1989), Análisis final (1992) y La huida (1994). Recibió el Óscar a la mejor actriz secundaria por su trabajo en L.A. Confidential en 1998.

Regresar