Sobre la Carrera Séptima, el General Rafael Reyes mandó construir el Palacio de la Carrera al francés Gastón Lelarge, el cual fue inaugurado en 1908. Sirvió como sede de la presidencia de Colombia hasta 1954 cuando el General Rojas Pinilla decidió llevarse la sede del gobierno al Palacio de San Carlos y el Palacio de la Carrera quedó en  abandono. Este era el aspecto en 1960 antes de comenzar la adquisición de lotes y casas circundantes para la construcción del Palacio de Nariño actual.

En 1972 se propone una ampliación y remodelación del edificio, la cual se efectúa durante el gobierno de Alfonso López Michelsen, entre 1974 y 1978. En estos trabajos se decide conservar la fachada original del Palacio de la Carrera sobre la Carrera Séptima y su estructura interna, pero se rediseña el resto de la edificación incluyendo los jardines exteriores con el Observatorio Astronómico anexo, la plaza de armas, el pórtico de estilo neoclásico y el conjunto del palacio hacia el occidente que dejó aislada la edificación. La obra de restauración estuvo a cargo del arquitecto Fernando Alsina, quien era interventor del Ministerio de Obras Públicas, de la mano del arquitecto bogotano Álvaro Gómez Rincón, y en ella fue necesario demoler algunas propiedades anexas al palacio como la casa de la Expedición Botánica, la administración de correos y la casa de Camilo Torres, entre otras.​ El costo total de las obras fue de 250 millones de pesos colombianos (8 millones 350 mil dólares de la época, equivalentes a 32.5 millones de dólares hoy).

Regresar