Augusto Porto Herrera (1917-2002), fueron sus padres don Manuel Porto Vives y doña María Isabel Herrera Pereira.

Estudio en el Colegio de los Hermanos Cristianos.

Se casó en la ciudad de Cartagena de Indias el día dos (2) de mayo de mil novecientos cuarenta y cinco (1945) con Olga Josefina Arrázola Ibáñez.

Vicealmirante Augusto Porto Herrera

Sus hijos son Emma María Porto Arrázola, Patricia Porto Arrázola, Augusto Manuel Porto Arrázola y Luisa Fernanda Porto Arrázola.

El conflicto con el Perú, dejó entre sus lecciones aprendidas, la necesidad de contar con una Armada como fuerza independiente, ya que los buques empleados en la contienda habían sido adquiridos de afán y tripulados con oficiales del Ejército y marineros civiles quienes sirvieron con heroísmo pero no representaban una solución a largo plazo; es así como se inician las gestiones para abrir nuevamente una escuela naval de oficiales,  para lo cual se contó con la asesoría de la Armada inglesa, a manos del Capitán Ralph Douglas Binney; en 1935, (mediante el Decreto 712 de abril 13), se incorporó el primer contingente de la nueva Escuela Naval, integrado por dos aspirantes de cada departamento. Por el Departamento de Bolívar,  ingresaron Orlando Lemaitre Torres y Augusto Porto Herrera. Paralelo a la graduación de este contingente de pioneros, en Europa empezaban a soplar vientos hostiles que pronto conducirían a la Segunda Guerra Mundial. Lo que podría parecer lejano, pronto afectaría a Colombia por su estratégica posición y cercanía a la principal línea de comunicación marítima de América: el Canal de Panamá, paso estratégico por donde fluiría la logística de guerra de Estados Unidos. Es así como la Alemania Nazi,  consiente de la importancia de ganar el control marítimo en este punto geográfico,  así como de contar con América del Sur como eventual fuente de recursos, envió un número importante de submarinos U-boat a la costa norte de Colombia. Para ese entonces, el Teniente de Corbeta Augusto Porto, en desarrollo de actividades de inteligencia,  observó que había una inconsistencia entre el combustible realmente requerido por las goletas y embarcaciones de cabotaje que zarpaban de Cartagena para sus actividades marineras, versus el que estaban transportando, lo cual generaba la inquietud de cuál sería el destino de tanto combustible sobrante; mediante un detallado seguimiento, el Teniente Porto descubrió que algunas embarcaciones estaban suministrando combustible y víveres a los submarinos alemanes que amenazaban el tráfico marítimo del Canal de Panamá. Es así como se prendió una alarma temprana que generó acciones disuasivas por parte de la Armada de Colombia para mitigar una mayor afectación a nuestros intereses marítimos.

Como si la amenaza externa no bastara, el conflicto interno generado por la confrontación entre liberales y conservadores representaba una bomba de tiempo en contra de la estabilidad nacional, siendo su principal brote el 9 de abril de 1948 a manos de una turba alimentada con malintencionadas proclamas comunistas. A pesar de la devastación,  fueron los militares quienes restablecieron la democracia. Quedaron algunos focos de insurrección,  los cuales fueron soterradamente patrocinados por la URSS en el marco de la Guerra Fría con el fin de promover revoluciones comunistas en América Latina.

Estos nuevos retos tendrían que ser afrontados con inteligencia y liderazgo por la cúpula militar para lograr mantener la democracia nacional. Es así como en el año 1959, el Señor Presidente Alberto Lleras Camargo, nombró al Capitán de Navío Augusto Porto Herrera como comandante de la Armada Nacional.  En mismo año, la toma del poder en Cuba por parte de Fidel Castro, alentó aún más el ambiente revolucionario en nuestro país, lo cual se vio reflejado en el aumento de actos terroristas por parte de las guerrillas comunistas. Como parte de las medidas contundentes implementadas por la Armada Nacional, fue destacar tropas de Infantería de Marina en el oriente del país, y fortalecer el control marítimo y fluvial. Ante esta firmeza, el terrorismo reaccionó mediante un cobarde atentado en contra del Señor Almirante Porto en su residencia, el cual fue repelido y neutralizado por el mismo con su subametralladora Madsen 9mm, junto con los Infantes de Marina y Policía Militar  que custodiaban la Casa del Comando.

Entre los cargos ocupados se destacan:

  • Ingeniero hidrográfico y participó en el levantamiento de la carta de la bahía de Veracruz (México).
  • En el año 1950 fue Comandante de la Base Naval de Barranquilla.
  • En 1953 fue Comandante de la Fuerza Naval del Atlántico (hoy del Caribe) en la Base Naval de Cartagena.
  • En 1955 Agregado Naval en la Embajada de Colombia en Quito (Ecuador).
  • En 1957 Realizó un curso superior de guerra en el “Naval War College” en New Port (Rhode Island, USA).
  • En 1958 fue Jefe del Estado Mayor Naval Conjunto.
  • En 1959 El Presidente Alberto Lleras Camargo lo nombra Comandante de la Armada Nacional y es ascendido a Contralmirante junto con Hernando Berón, siendo los dos primeros oficiales de insignia de la primera promoción de la Escuela Naval.
  • 1961 Jefe Nacional de Scout.
  • En 1962 es ascendido a Vicealmirante, siendo el primer vicealmirante de la Escuela Naval.
  • En junio de 1964 es nombrado agregado naval, militar y aéreo con categoría de Jefe de Misión (Embajador) para Europa Occidental con sede en Madrid.
  • En 1966 se retira el servicio activo y por solicitud del Presidente Guillermo León Valencia lo nombra Ministro Consejero de la Embajada de Colombia en Madrid y le solicita sea encargado de negocios hasta que él llegue a ocupar el cargo de Embajador en 1967.

Fue ascendiendo dentro del escalafón de cargos sirviendo en varias unidades a flote, asumiendo diferentes funciones en unidades terrestres y cumpliendo exitosamente cursos de especialización en el país y en exterior al igual que importante comisiones diplomáticas, hasta alcanzar el cargo de Comandante de la Armada Nacional como primer oficial de insignia de Escuela Naval.

En cuanto a las grandes realizaciones durante su gestión de mando se destacan: La organización y responsabilidad que le mereció el aprovisionamiento con Buques cisterna colombianos de combustible a todo el occidente del país por período de cinco (5) años desde la ciudad de Cartagena de Indias.

La construcción y traslado de la Escuela Naval “Almirante Padilla” a la isla de Manzanillo en Cartagena.

Haber conseguido comprometer recursos para la consecución de fondos para la construcción del Buque Insignia “ARC Gloria”

También le correspondió el traslado del Comando de la Armada Nacional del edificio Bochica al actual centro administrativo CAN.

Como anécdota dentro de sus actividades como Comandante de la Armada se recuerda que en  el año 1962 siendo anfitrión del Príncipe Felipe de Edimburgo quien vino como Almirante (de flota) de la Armada Británica. En su recorrido en automóvil por las calles de Cartagena y los cartageneros se preguntaban: ¿y quien ese tipo que va con el Mono Porto?

En esta misma visita el Señor Almirante le presentó al Príncipe Felipe al Dr. Virgilio Barco que en ese entonces era el Ministro de Agricultura, manifestándole que iba a hacer le futuro Presidente de Colombia.

En una ocasión siendo Comandante de la Armada  durante una revista naval en la bahía de Cartagena ante un comentario galante del Presidente Guillermo León Valencia  respecto a la formación de los buques surtos en el puerto, al tiempo de agradecerle la manifestación le comentó: “ Presidente aquí falta un buque , un Velero para Buque Escuela”. En la semana Santa del año 1964 a bordo del yate presidencial ARC Belsalter, logró comprometer al entonces Ministro de Guerra Señor General Gabriel Revéiz Pizarro a incluir en el presupuesto los fondos para la compra del que sería el buque escuela ARC Gloria, siendo su nombre en honor a la Señora esposa del Señor General Revéiz Pizarro Gloria Zawadzky, quien participo de ese paseo con sus hijas mellizas y la familia del Señor Almirante Porto.

Le fueron  otorgadas varias condecoraciones nacionales y extranjeras, entre otras:

  • “La orden de Boyacá” en el grado de Comendador;
  • “Antonio Nariño” en la Categoría de Gran oficial;
  • “Almirante Padilla” en el grado de Gran Oficial;
  • “Legión del Mérito” categoría Oficial de los Estado Unidos;
  • “Cruz Peruana” en la categoría de Gran Oficial.

Se retira del servicio el 16 de diciembre de 1966 con el grado de Vicealmirante.

En 1999 por Decreto del Gobierno Nacional es nombrado Almirante de la República.

Regresar

Autores: Augusto Manuel Porto Arrázola ( hijo) y Teniente de Navío José Alejandro Porto Morales (Nieto).