Índice

Mariano Ospina Peña

Desde septiembre Teddy, el Secretario de Estado Hay, el Secretario de Guerra Elihu Root, William Cromwell y el Secretario de la Armada encargado, John Loomis decidieron que Colombia fallaría en cualquier intento de someter a Panamá. Quedó pues lista la colaboración yanqui en la revolución. Luego sería confirmada por John Hay, que de haber una revolución en el istmo: “ésta no les cogería dormidos“. Estaban hechos los planes para una campaña militar.

Los espías

Efectivamente, anticipando los hechos, Madman Teddy envió oficiales en ropas de civil con el fin de hacer inteligencia en Ciudad de Panamá y Colón buscando posibles posiciones ofensivas y defensivas. Los escogidos fueron el Capitán Charles B. Humphrey del Vigesimosegundo Regimiento de Infantería y el Subteniente Grayson Mallet-Prevost Murphy del Decimosépti

El Escuadrón Naval del Pacífico que cubriría las costas y Ciudad de Panamá. Arriba cruceros, abajo cañoneras

mo Regimiento, quienes se registraron en el Hotel Central de Panamá entre el 16 y el 20 de septiembre de 1903. Lo curioso es que el padre del Capitán Humphrey era, el entonces brigadier general Charles Humphrey que se había reunido con Amador en Nueva York.[1] La misión de los dos oficiales en Panamá era, además de hacer inteligencia, el supervisar la descarga y entrega de las armas enviados por su padre para armar a la población y crear las supuestas fuerzas de policía. Teddy también solicitó al Estado Mayor un informe sobre unidades militares requeridas para retener las poblaciones costeras (Panamá y Colón).

El 16 de octubre personalmente se entrevistó con el Capitán Humphrey y el Subteniente Murphy para conocer su informe sobre los acontecimientos en Panamá. La información estaba contenida en un informe denominado Notas sobre Panamá, de 286 páginas, documento numerado con el 217 del Departamento de Guerra, Oficina del Comandante de las Fuerzas Militares, que obviamente había requerido mucho más de 4 días. Comenzaron por anotar que, 40 millas sureste de Panamá había un lugar ideal para el anclaje de una flota con por lo menos 10 grandes buques, luego sigue describiendo los puertos y rompeolas. Sobre las fortificaciones de ciudad de Panamá el informe de Humphrey dice: la bahía en La Boca y el puerto de Panamá se puede cubrir mediante artillería colocada entre las colinas que las circundan. La Boca también es sobrevista por una colina hacia el este que se muestra en los mapas a mil yardas. Panamá tiene una guarnición de unas 450 tropas colombianas bien entrenadas, comandadas por un general colombiano. Hacen instrucción de acuerdo a las Tácticas de Upton y los toques de corneta son iguales a los del ejército estadounidense. Los trenes todos tienen buenos y enérgicos conductores e ingenieros estadounidenses. El campo entre Panamá y Panamá Viejo es ligeramente quebrado y con pastos altos, ideal para el pastoreo de ganado. Sobre esta vía puede acampar un cuerpo grande de tropas. En Panamá el suministro de agua es muy pobre siendo que la única potable está almacenada en cisternas dentro de la ciudad. También se extrae agua de pozos sobre el ferrocarril cerca de la ciudad pero es muy impura. Sabían hasta el número de mulas obtenibles con aviso previo de una semana en las diferentes localidades de Pedregal, Aguadulce, Puerto Mutis, Mensable, Chepo, Chorrera y Panamá.

Sobre Colón informaron; no hay madera en la vecindad de la población sin embargo hay una pequeña cantidad de grandes pinos en el patio del ferrocarril. Pequeños botes pueden desembarcar

sobre la playa media milla al sur de los muelles. La bahía de Colón es lo suficientemente grande para cualquier número de buques. Allí las edificaciones del ferrocarril y los muelles pueden servir como barracas para unas mil doscientos tropas. En cambio en los alrededores no hay lugares adecuados para armar campamentos y por lo hostil del ambiente, se sugiere mantener a los hombres abordo hasta el momento en comenzar el operativo. Hay una vieja edificación de dos pisos de veinte por quince metros donde hay ahora unas 75 tropas colombianas. Dos millas al sur hay un pequeño cerro denominado Monkey Hill donde al colocarse artillería puede cubrir la ciudad de Colón y de ser de alto calibre, puede cubrir los puertos de Manzanilla y Bahía Limón. El informe tiene datos exactos de las 25 estaciones entre Panamá y Colón con toda información de distancias, población, topografía y la capacidad del apartadero. Todo el informe se complementa con mapas y fotos.[2]

El USS Dixie, USS Atlanta, USS Nashville y USS Prairie llegarían por el Caribe

Tras ello se enviaron 3 observadores más a Panamá. El Capitán Sidney A. Cloman pasó como maderero de nombre  S.A. Otts; el Capitán William G. Hahn pasó como ingeniero de minas de nombre H.E. Howard y el médico militar Mayor Guy L. Edie, pasó como un capitalista neoyorquino de nombre G.E. Edie.

La Armada

El mando naval tenía órdenes de proceder a Panamá desde el 15 de octubre. Unidades de la Armada estadounidense salían con destino hacia el sur, desde San Francisco con órdenes secretas.

El Escuadrón del Pacífico bajo el mando del Contralmirante Henry Glass, comandaba los cruceros USS New York, USS Boston, USS Marblehead y las cañoneras USS Ranger y USS Concord. Glass recibió órdenes de conducir ejercicios navales a partir del 22 cerca de Acapulco y debían estar situados en las proximidades de Ciudad de Panamá para el 3 de noviembre. El día 19 de octubre, Glass recibió órdenes de enviar el USS Boston hacia San Juan del Sur en Nicaragua, el cual debía arribar no más tarde que el 1 de noviembre y que el resto de la flota debía estar: “lista a proceder al istmo”.

El 24 de octubre, en el Mar Caribe, el USS Dixie recibió órdenes de cargar un batallón de 450 marines en Filadelfia y seguir para Guantánamo en Cuba. El 24 el USS Nashville había recibido órdenes de cargar carbón y seguir hacia Kingston.

Así Madman Teddy envió contra su amiga y aliada colombiana, con quien tenía un tratado internacional firmado y vigente, 9 buques guerra para enfrentar a las viejas, desgastadas y obsoletas naves de Colombia. Eran más los buques de guerra estadounidenses que los “revolucionarios panameños” que estos debían proteger. Obviamente advertidos los conspiradores del desplazamiento militar del general Tobar a Panamá por el separatista Obaldía, Charles H. Darling, el subsecretario de Guerra estadounidense, hizo salir de Kingston, Jamaica, dizque con el fin de garantizar el transito del ferrocarril, el USS Nashville al mando del Comandante John Hubbard, el cual llevaba, además de su tripulación, solo 45 marines.

Octubre 30 –Reservado y Confidencial- Siga en el acto para Colón. Telegrafié en clave sobre la situación consultando previamente con el cónsul de Estados Unidos allí. Su destinación debe mantenerse en secreto. Avise en clave su salida de Kingston.             -Darling

Con el Tratado de 1846 autorizando la presencia de los buques yanquis en el istmo,  Madman Teddy habría afirmado en un consejo de ministros que esa acción sería:

“a short and inexpensive war” (una guerra corta y económica).[3]

Sofisma de distracción

Juan B. Pérez: Salió el (Batallón) Holguín de Panamá en cumplimiento de las disposiciones del General Vásquez Cobo, y desde el mes de Mayo hasta el de Noviembre, hasta el momento preciso, dramático, no volvió á entrar al Istmo un solo soldado más. En tantos meses, y precisamente en lo más agudo del “peligro yanqui,” quedó de única guarnición en el Istmo, el Batallón Colombia, que representaba en todo sentido menos de la mitad de la fuerza que allí había cuando subió al Ministerio el General Vásquez Cobo.[4]

Como vimos, el 25 de octubre, el gobernador de Panamá, Domingo de Obaldía, ya en conjura con los conspiradores separatistas, debilita más la guarnición colombiana de Panamá ordenando la salida de 250 de los 400 hombres del Batallón por una supuesta invasión de revolucionarios liberales de Nicaragua auspiciados por el dictador Zelaya. El 27 de octubre envía el siguiente mensaje al gobierno central de Bogotá:

Panamá 27 de octubre de 1903.

Ministro de Guerra, Bogotá.

Batallón Colombia llegó Penonomé ayer noche. Vernaza levanta fuerzas Santa Fe. Envío recursos Veraguas. Invasión será debelada. Zelaya niega ayuda. Tres comunicaré Tobar espere ir para enviar fuerzas. Tenemos elementos. Juzgo plan fracasado. Liberales aquí condenan invasión prensa. Gran actividad prefectos. Telégrafo bastante bien. (Crucero) Veintiuno regresó anoche. (Crucero) Bogotá salió madrugada importante misión. Tengo absoluta confianza sostener gobierno. Gobernador[5]

Regresar

[1] Ibíd.

[2] Ibíd.

[3] 29 de agosto de 1903, diario The New York Herald

[4] Juan B. Pérez y Soto, “Panamá Derrotero”, Imprenta Eléctrica, Bogotá, 1912

[5] Eduardo Lemaitre, “Panamá y su separación de Colombia”, Intermedio Editores, Bogotá, 2003